Reciclaje de tapones de corcho
Barnacork, 2019
 

El corcho como material es increíble y es uno de nuestros must en el proceso de selección, pero, ¿y como residuo? Pues otro must. Y para nosotros el ejemplo de integración de economía circular y del bien común a través del diseño.

Mientras que el principal fabricante de nuestro país nos planteaba una inquietud empresarial como es: “necesitamos garantizar el suministro de corcho al margen de las fluctuaciones de las materias primas y estamos pensando que el reciclaje podría ser la solución”, Lluis Morón, empresario y filántropo nos decía: “¿Creéis que personas sin recursos podrían ganarse la vida recogiendo todo el montón de tapones de corcho que se tiran en los restaurantes?”. De la respuesta a estas dos inquietudes nace un proyecto con vertiente ecológica, social y de diseño.

 

En paralelo a la instalación de los sistemas de captación de residuos de fabricación, triturado de residuos de tapón y reaglomerado de partículas para la obtención de nuevos materiales se ha puesto en marcha la asociación Aflote que da trabajo a personas sin recursos para la recogida de tapones en restaurantes, hoteles y otras entidades abiertas al público.