Plec
Ajuntament de Barcelona, 2012

La clave para diseñar un contenedor para la recogida de aceites usados que no se rompiera, ni se deformara con el aceite caliente, pudiera ser lavado y que además fuera más cómodo para el usuario estuvo en la selección de un material como la silicona. Que además de hacerlo técnicamente inmejorable, permitía ser plegado con lo que se evitaba transportar un volumen rígido e incómodo durante su reutilización en el punto de recogida.

 

A nivel ambiental, los cálculos de amortización de CO2 determinaron que a partir de 4-5 usos, el impacto de su fabricación queda equilibrado respecto al beneficio de su uso.

Material: Silicona.